Cuando nos conocimos Marcelo era ya un hombre maduro de 8 años y yo (yo soy Estefanía, ¡hola!) era una …