Cuando nos conocimos Marcelo era ya un hombre maduro de 8 años y yo (yo soy Estefanía, ¡hola!) era una bebé bastante llorona por lo que cuentan. Eso fue hace 28 años. En todos estos años mi primo y yo fuimos desarrollando gustos muy distintos. A él le gusta viajar, trabajar con tecnología, bucear, comer cosas ricas y hacer reír a la gente, a veces en contra de su voluntad. A mi me gusta viajar, jugar con mi tecnología, quedarme sentada por días leyendo básicamente cualquier cosa y olvidándome de comer y si estoy rodeada de demasiada gente probablemente esté frunciendo el seño. ¿Encontraron la coincidencia?

Después de trabajar juntos por algún tiempo decidimos hacer nuestro primer viaje juntos hará unos 3 años ya. Después de eso nos encontramos para pasar un mes en Europa en el 2018 y decidimos que queríamos trabajar sobre lo que teníamos en común: el amor por viajar, por conocer lugares y gente nueva y diferente. Es bastante probable que si los dos escribiéramos sobre la misma cosa, la cosa terminaría siendo un círculo para él y un cuadrado para mi. Miramos el mundo desde diferentes lados y no es solo porque yo soy casi un enano frente a su humano, es por todo lo demás que les conté.

En este blog entonces van a encontrar nuestros consejos, pensamientos, impresiones y recomendaciones de lugares a donde viajamos juntos y a donde no. Quizás a veces coincidamos, quizás no y ustedes tienen permiso y están alentados a votar por la persona que tenga razón… yo.